Las mejores imagenes que puedas tomar en Nueva York

Compártenos:

Vaya por enfrente que uno es siendo consciente de que para bastantes, viajar con un apasionado a la fotografía es una tortura. Nos detenemos acá, además de esto un algo más allí, debemos regresar a un lugar por el hecho de que se hallaba nubladisimo el día anterior, aguardamos lo que realice falta a que pase un tren justo por donde da el sol y demás antojos inaguantables.

Deseando ofrecer un respiro un tanto a unos y a otros en la situación de tener en breve un viaje a una localidad tan inabarcable como N. York, se nos ocurrió prestar algo de luz sobre esto. Mas ya antes, y puesto que muchas imágenes las hicimos con trípode, queremos sugerir los que llevamos . El más “típico” es el Manfrotto Compact Advanced que no ocupa espacio y solo pesa mil cuatrocientos veinte gramos.

El otro que llevamos y que, en verdad, es nuestro preferido, es el Manfrotto Pocket que, aparte de que ni te percatas de que lo llevas por el hecho de que es desplegable y siempre y en todo momento va acoplado a la cámara, lo puedes usar en esencialmente algún situación. Si debemos seleccionar uno de los 2 para llevarnos de viaje, sería este.

Y ya, sin más ni más dilación… de los autores de aquel artículo titulado “Fotografía viajera” en el que se daban algunos avisos para sacar más beneficio a la manera de ver, llega este en el que contamos una sucesión de sitios de la ciudad de Nueva York en los que nos ha salido alguna fotografía de esas que poder instruir a la vuelta.

Los mejores lugares para capturar la belleza de Nueva York

Edificio Empire State: este observatorio no es ningún misterio para absolutamente nadie, cierto. Si bien tiene vistas 360º, el más resaltable tiro (cara el World Trade Center) tiene el sol de frente por la mañana. De ahí que, lo señalado es subir por la tarde y quedarte hasta el encendido de luces si se tiene tiempo bastante. Además de esto, las rejas tienen espacio bastante a fin de que pase el propósito y si bien no dejan usar trípode, sí puedes situar el mini-trípode.

Top of the Rock: el observatorio del Rockefeller Center es, para nosotros, muy más atrayente. Aparte de que desde ahí se puede observar Central Park. Tiene 3 extensos miradores en diferentes alturas y en la más reciente de todas y cada una no hay cristales y asimismo hay un muro ancho para respaldar la cámara con el mini-trípode y realizar imágenes de exposición extendida con calma puesto que, el extenso, no te lo dejan subir. La preferible hora, por tener exactamente la misma orientación que el Empire State (salvo que tu propósito sea el norte de Manhattan), es por la tarde-noche.

Los miradores del Bulevar Center del East River en Long Island: Desde los cuatro muelles tienen puntos de vista diferentes de la parte este de Manhattan. Con la construcción de la Organización de la Naciones Unidas siempre y en toda circunstancia presente, desde uno se ve mejor el Chrysler, desde oto el Empire State. Esta fotografía, está tomada desde el tercero empezando de norte a sur. La preferible hora, el atardecer.

Bushwick Inlet Park Brooklyn: si bien desde acá además de esto hay un atardecer bonito, a lo mejor es un perfecto sitio para ir por la mañana próximamente. Hay bastante espacio y está poco frecuentado. De los pocos sitios para hacer imágenes del skyline “a pie de agua” y sin gente por medio.

Hudson River Waterfront: uno de esos miradores no muy populares y, para nosotros, de los más terminados. Desde ahí tienes una vista panorámica singular desde la que se puede observar todo Manhattan. Cuando estén acabados todos y cada uno de los inmuebles del World Trade Center, va a ser muy increíble. Evadir ir por la mañana puesto que el sol lo tienes totalmente de frente.

Puente Brookyln: esta pertenece a las imágenes habituales, habituales de la ciudad de Nueva York. Lo realmente recomendable es ir o bien por la mañana, o bien al atardecer. Evadir el resto de horas.

Puente de Brooklyn: el más resaltable tiro desde exactamente el mismo puente es cara Manhattan y, por ende, la preferible hora es por la mañana. Además de esto, lo antes posible, mejor. Conforme pasan las horas, se marcha llenando de gente y se convierte en un suplicio hacer imágenes. Olvida usar el trípode para hacer imágenes de exposición puesto que, como la mayoría de puentes colgantes, se desplaza.

Graffitis de New Jersey: debes llegar a la estación Grove Street de New Suéter con el tren PATH y por ahí, tienes una admisible recolección de arte callejero.

Graffitis de Brooklyn: en la zona de Williamsburg, se nuclea bastante talento en paredes y suelo. Visita obligatoria.

Calle Doyer: una de esas calles perdidas en medio de Chinatown en las que todo el tiempo pasa algo y en cámara queda verdaderamente bien.

Skate dancers: esta es, sin duda alguna, una de nuestras visitas obligadas en la ciudad de Nueva York. Pasan los años y prosiguen yendo aproximadamente exactamente los mismos patinadores a danzar. Se disfrazan, se sueltan, se divierten… y todo, acompañada de un musicón que no mires. Van todos los sábados y cada domingo cuando hace buen tiempo. Descubrir el calendario en su página web.

Court Square Diner: uno de esos pocos genuinos diners que quedan “en pie”. Bonito y abierto veinticuatro horas.

Jardines comunitarios del East Village: hay que dejarse una mañana para caminar por esta zona y meterse en abundantes de los múltiples jardines comunitarios en los que se puede observar todo género de expresiones artísticas.

Compártenos: